Suelo radiante

Suelo radiante: coste, ventajas y desventajas

Levantarte de la cama y sentir el suelo calentito bajo tus pies es una de las sensaciones más agradables que puedes tener en una mañana de invierno. Esto se puede conseguir gracias al suelo radiante, una de las principales alternativas a la calefacción. No es un sistema nuevo, pero sí que está despegando en popularidad en los últimos años.

Se trata de un sistema de canalización -pueden ser tuberías de agua o un sistema eléctrico- situado debajo del suelo y que emana calor de forma homogénea por toda la estancia, convirtiendo la superficie más amplia de la casa en una fuente de calor. Además, queda invisible a la vista, eliminando radiadores y otros equipos de calefacción.

Suelo radiante de agua

Suele ser el sistema más utilizado. Consiste en una serie de tuberías situadas debajo del suelo que llevan agua de entre 30 y 45 grados. Es una temperatura mucho más baja que los habituales 80 grados de los sistemas de radiadores tradicionales, suponiendo un notable ahorro energético. Por el contrario, la instalación inicial puede tener un coste algo más elevado, por lo que se recomienda en viviendas y locales de obra nueva o en aquellos que se vaya a realizar una rehabilitación completa.

Suelo radiante de electricidad

Este sistema consiste en un cable eléctrico, igualmente situado debajo del suelo. Al funcionar conectado a la red eléctrica, supone un mayor consumo energético, si bien es verdad que la instalación inicial es más asequible y la solución de averías, más sencilla.

Características a tener en cuenta

Una de las principales desventajas del suelo radiante es que puede tardar en calentar el hogar -especialmente en el caso del de agua-, por lo que es conveniente dejarlo siempre encendido dejando que se centre mantener la temperatura de la vivienda. También es muy sensible a cambios bruscos de temperatura exterior, debido al tiempo que tarda en calentarse y enfriarse toda la instalación. Por ello, si vives en una zona donde los cambios de temperatura son habituales es posible que no sea el sistema ideal para ti.

Por otro lado, puede generar una sensación de mayor confort, al mantener el suelo a una temperatura agradable y sin causar corrientes, reduciendo el polvo y la sequedad de garganta que pueden darse con otros sistemas.

Factores que determinan el coste

Hay varios factores que afectan al coste final de la instalación de un suelo radiante. El primero de ellos es, obviamente, el tamaño de la vivienda o local. También si el sistema se instala en una obra nueva o si hay que levantar el suelo para realizar la instalación. El precio medio es de unos 50€ por metro cuadrado, aunque los sistemas eléctricos pueden estar por debajo de ese rango. Además, habría que sumar la caldera u otro sistema para calentar el agua como puede ser a aerotermia en caso de ser este el sistema elegido. Sin embargo, esta inversión inicial puede ser amortizada a medio plazo con un menor gasto eléctrico. Además, el menor coste de energía se consigue si esta apoyado por colectores solares.

Y recuerda que si tienes cualquier duda sobre los sistemas de calefacción por suelo radiante, en Don Bany Cuina estaremos encantados de atenderte.

También te puede interesar: cómo ahorrar en calefacción

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar