cambiar la bañera por una ducha

7 ventajas de cambiar la bañera por una ducha

Aunque la mayoría de pisos de obra nueva apuestan por la ducha, todavía quedan muchos pisos con bañera. La idea de poder darte un baño relajante es atractiva y muchas veces puede ser incluso uno de los atractivos de un piso, pero la realidad es que al final pocas veces se usa, incluso aunque nos hayamos instalado un jacuzzi. Ya sea por cuestiones de tiempo ahorro, o simple comodidad. Por eso, cada vez más gente valora las ventajas de cambiar la bañera por una ducha.

Por qué cambiar la bañera por una ducha

cambiar la bañera por una ducha

Ahorro de espacio

Es bastante evidente que una bañera ocupa mucho más espacio que una ducha, pero además requiere también de más espacio para poder entrar y salir que una ducha. El cambio de una bañera por una ducha dejará mucho espacio libre, dando una mayor sensación de amplitud y comodidad, permitiéndote también instalar más mobiliario o lograr una mayor capacidad de almacenaje, especialmente si usas mamparas o puertas correderas.

Ahorro de agua

Una ducha necesita mucha menos agua que llenar una bañera -también menos tiempo, tanto de preparación como de ejecución-. Esto hará que tu factura de agua disminuya drásticamente, siendo una de las reformas que más rápido se amortizan.

Ahorro de energía

El ahorro de agua es bastante evidente, sin embargo es posible que no hayas pensado que, de forma indirecta, también estarás ahorrando energía. Al necesitar menos agua, ahorrarás electricidad o gas a la hora de calentarla, por lo que el ahorro será doble. Y, además, ayudarás a cuidar de nuestro planeta.

Mayor seguridad

El proceso de entrada a una ducha es mucho más cómodo que a una bañera, que además es un espacio dado a resbalones y accidentes. La ducha evita cualquier barrera arquitectónica sustituyéndolas por puertas o mamparas, haciendo que sea mucho más cómodo y seguro. 

Ideal para mayores y personas con movilidad reducida

Lo explicado en el punto anterior hace que la ducha sea ideal para personas de edad avanzada o para personas con limitaciones a la hora de moverse. De hecho, es una de las obras más solicitadas por estos colectivos, que ven en la ducha un elemento que les da un mayor espacio de movimiento, un acceso más sencillo y les hace sentir más seguros.

Más fácil de limpiar y más higiénico

Otra ventaja que en muchas ocasiones no se piensa es que esta facilidad de acceso hace que las duchas sean mucho más fáciles de limpiar que las bañeras. Al ocupar menos espacio, también implica que instalar superficies antibacterianas o antihongos resulta más barato.

Se trata de una reforma sencilla

Por último, hay que destaca que se trata de una obra muy sencilla, de rápida ejecución, fácil de afrontar para prácticamente cualquier bolsillo. Los resultados estéticos son palpables al instante gracias a la ganancia de espacio y a la comodidad de acceso. Cuando recibas la siguiente factura de agua y electricidad, verás todavía más resultados.

Te ofrecemos un cambio de ducha por bañera rápido y de alta calidad

En Don Bany Cuina tenemos más de 20 años de experiencia en el cambio de bañeras por duchas. Te ofrecemos una obra rápida y con las mínimas molestias, además de unos acabados de altísima calidad, con los materiales más novedosos del mercado. Si estás pensando en cambiar tu bañera por una ducha, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte.

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar